CATEGORÍAS
Entradas recientes

Embarazo

No estábamos buscando un bebé. Ya teníamos un niño mayor de 8 años.

Pero tampoco pasaba nada si venía.

Una semana antes de la falta, yo ya sabía que Sergio estaba dentro de mi.

No sé si fue intuición o que en mi interior lo deseaba tanto, que estaba sugestionada.

Me hice un test de embarazo y dio positivo muy clarito.

¡Estoy embarazada!

Me repetía mil veces la frase en mi cabeza porque me parecía increíble.

Con el mayor tuvimos que buscar mucho. Era una suerte haberme quedado a la primera.

Me estuve haciendo test cada día hasta la fecha de la falta.

Empecé a tomar ácido fólico y a cuidarme más.

Pero se torcieron un poco las cosas.

Tuve un hematoma retrocorial y eso hizo que tuviésemos que ir bastantes veces a urgencias porque tenía muchas pérdidas.

Sobre la semana 12 ya se había reabsorbido y pude empezar a disfrutar del embarazo.

No quise hacerme la amniocentesis a pesar de que mi edad, 38 años, la recomendaba.

Me daba muchísimo miedo perderlo.

Las semanas transcurrían muy despacio y como cualquier embarazada, fui comprándole cositas.

Tampoco muchas, porque al haber tenido ya un niño, tenía bastante ropa que aprovechar.

Un par de veces estuve unas horas ingresada porque mis riñones no funcionaban bien y les costaba mucho trabajar.

El ginecólogo nos recomendó no tener más hijos después de Sergio, ya que no pensaba que pudieran aguantar otro embarazo y era muy peligroso.

A las 38 semanas ya no podía ni moverme. Sergio estaba muy grandote y me costaba mucho andar, subir escaleras, dormir.

Justo el día que cumplía las 39 semanas, se fisuró la bolsa.

Nos fuimos al hospital y ya me quedé ingresada.

¡Sergio ya venía!

Archivo
Buscar por tags
Síguenos en las Redes
  • facebook
  • tweet

© 2015 Caminando junto a Sergio

 

 

  • tweet
  • facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now